Soledad, pasta, policías y redes sociales

Roma es una ciudad llena de fuentes. Las 7 colinas que la rodean la encajan en el Tevere, y funciona como una olla en verano. Las colinas traen el agua a las fuentes y el impenitente sol del ferragosto el calor que cuece la soledad del que la siente. En este caso, en Roma. Y en concreto en el Appio Latino.

La historia de la que quiero hablar es deliciosa. También, tierna y triste. Solidaria y posiblemente superficial. Igualmente sorprendente. Aunque lamentablemente habitual.

Uno se puede quedar en la viralidad de su exposición al mundo ante el comunicado que la policía romana dio del evento. O puede dedicarle si quiera unos minutos a cavilar sobre historias similares de su entorno. Ya sea pasado, presente o quizá futuro.

El acontecimiento puede resumirse en lo siguiente. Unos vecinos llaman a la policía alarmados por el llanto de unos vecinos. Dos ancianos de 94 y 89 años con 70 años de

Seguir leyendo “Soledad, pasta, policías y redes sociales”

Anuncios

Mi nombre es Lobo

El devenir de las noticias de verano siempre deja espacio para las tribunas de prensa más ilustres de cada país para que la anécdota salte la línea que lleve al debate social.

El tema se suponía superado. La libertad de cada individuo para nombrar a su hijo como considere más oportuno. En frente la tradición y el juicio ajeno.

La tradición de los calendarios, los santorales y la familia se venían enfrentando en las últimas décadas al esnobismo que cada cual pudiera considerar. Hemos visto como los nombres tradicionalmente más frecuentes en los registros civiles como José o María han ido cediendo ante nombres de procedencia diversa. Desde las Jennifer, a los Jonathan, desde el protagonista de la película de culto de consumo personal, a la composición normalmente múltiple de un nombre tradicional. Ponle por ejemplo un Juan y complétalo con el Winston, Franklyn, Walter, Jefferson, Edwin Seguir leyendo “Mi nombre es Lobo”