Mannequin Challenge, viralidad y República

Por estas cosas que tiene la vida moderna, las redes sociales y el fenómeno de la viralidad, la semana pasada abrías cualquier red social dominante en España y el noticiario general de los medios asomaba dos noticias por encima de las demás. La primera aparecía en modo polimórfico y hacía referencia al hito viral del momento el “mannequin chanllenge”. La segunda aludía a una programa de La Sexta donde recogía una imagen inédita hasta la fecha. La periodista de época Victoria Prego comentaba “off de record” durante una entrevista con el entonces ex-presidente del gobierno Adolfo Suárez los sondeos que se realizaron en el momento más caliente de la transición para valorar el pulso de la calle en relación al modelo de estado, es decir, república o monarquía. Por allí asoma de un modo informal, que los números darían esa imaginaria victoria al modelo republicano en España. Y que el movimiento de incluir en el grueso de la Constitución el modelo de monarquía parlamentaria fue una jugada maestra de los padres del texto magno.

Pues bien, planteado ambos asuntos la cabeza de uno que tiende a girarlos, retorcerlos, mezclarlos y analizarlos. Bueno digo analizarlos en plural, y en realidad ando más bien en el análisis del asunto relevante, es decir, del ya viral “off the record” de Adolfo Suárez. El manequin challege lo muevo en mi cabeza desde el rechazo inicial al evento social del momento por intrascendente y naif, al uso que pretendo hacer de él para contar lo que quiero.

A ver. Busco el origen del manequin chanllenge, y sin entender el beneficio que este tipo de movimiento social puede tener más allá de la notoriedad del ocurrente nota del momento me encuentro que el fenómeno nace en Jacksonville, Florida por un grupo de estudiantes. Que la cosa consiste como muchos sabréis en quedarse congelado ante un video, simulando el Tancredo de toda la vida, impasible el ademán. Que la parálisis gestual está teniendo cierto predicamento especialmente en el mundo del deporte, músicos, actores, políticos. ..Por ahí asoma que le precedente pueda estar en uno de esos “happenings” o eventos multitudinarios que se celebró en Nueva York en 2008, y que estas navidades amenaza con insistir en el intento, o no. Quizá lo efímero de lo viral, desplace esta chorrada por la siguiente. Pero vamos pónganse en lo peor.

El asunto importante que quiero rescatar ya comenté que hacía referencia a un comentario entre entrevistador y entrevistado en un receso de una entrevista que se desarrollaba en el análisis de otros temas. En aquel contexto Adolfo Suárez nos mostraba la foto estática extraída de un momento de la transición española en la cual un sondeo de opinión daría cierta ventaja al modelo republicano frente a la monarquía “juancarlista”. Y aquí es donde se me viene a la cabeza un ramillete de reflexiones al respecto con un mar de fondo de cierta rebeldía y media indignación ante la superficialidad de las conclusiones que se extraen casi cuarenta años después.

Lo primero que pienso es mira, un “mannequin challege” histórico. Es decir, coges una frase sin contexto congelada en el tiempo que pudiera encajar en la discusión política que se desarrolla tres décadas después y los “iluminati” de turno empiezan a extraer conclusiones adaptadas al momento actual sobre el supuesto en cuestión. Luego nos ponemos a compartir en redes sociales a cascoporro y por allí apostillamos lo que nos va dando la gana.

Ya advierto por delante que esto no pretende justificar, ni aprobar, ni descalificar modelo político alguno. Tengo mi opinión al respecto que conste, pero voy a intentar que no se note mucho. Lo que trato es de opinar sobre el tratamiento de un momento histórico particular, tratar de aportar el contexto que ayuda a comprender el aislado fotograma. Y de paso marcar mi más profunda desafección por estos frívolos que prefieren hablar a escuchar, que presumen de estar enterados de lo que pase o no por el mundo por coger el fotograma histórico que les apetece y traerlos al contexto histórico actual. Un juego dicho sea de paso peligrosísimo. Esa manía que tenemos de juzgar la historia bajo los parámetros actuales. Eso es simplemente un ejercicio de prostitución histórica.

De un modo muy breve el momento histórico de finales de los 70 nos presentaba el final de un dictadura detestable que se desarrolló durante casi 40 años, la restauración de un modelo monárquico impulsado desde el seno de esa dictadura y el recuerdo idealizado del modelo republicano derrocado por el dictador que protagonizó todos estos hechos.

El rey resultante del gran lío del S.XX español pasó al menos media docena de años moviéndose en el alambre. A un lado, los que no le reconocían como el legítimo heredero del dictador por los guiños que fue realizando de un modo progresivo hacia un modelo democrático y parlamentario. Por el otro los que veían en él al sucesor que el propio Franco eligió con su propio dedo.

El debate de la época nunca barajó de un modo real el famoso referéndum entre modelos políticos. Trató de seguir caminando por la inestabilidad del alambre para buscar una salida democrática desde el túnel de la dictadura. La gente común en la calle hablaba de democracia o dictadura, no de república o monarquía. No digo que esté bien hecho, no quiero justificar el ejercicio de que prácticamente las mismas caras y cargos hicieran un ejercicio de revertir el color de la camisa sin terminar de cambiársela para pasar de un modelo a otro.

Lo que quiero decir es que en aquellos momentos, en los primeros 6 años del asunto que fueron los que realmente tuvo presencia Adolfo Suárez nadie saliera a plantear de un modo real el modelo republicano. No es que no se hablara en determinados círculos, que sí se hizo, pero lo que sí aseguro es que de un modo abierto no se podía ni plantear ese debate.

Entonces andábamos por ejemplo en el difícil paso de primero legalizar los partidos políticos, y se logró. Del salto al vacío de legalizar una Semana Santa con los militares disfrutando de sus vacaciones el Partido Comunista. De la propia aparición de su líder Santiago Carrillo con la bandera rojigualda abandonando el faldón morado tan repuplicano. Del famoso mitin en la Casa de Campo con la marejada como mal de fondo entre sus simpatizantes por tal evento. Y voy más allá del discurso tan cacareado en la época donde el propio líder comunista de la transición vino a decir que no había color morado que pudiera valer 1.000.000 de muertos.

Así y todo, en aquella época se mataban a abogados laboralistas en su despachos por defender ciertos derechos. Cada atentado de eta, grapo o los frap hacían mover el alambre. El desarrollo de los pasos hacia el sistema parlamentario en el que vivimos desde entonces agitaba a los que simplemente querían derrocarlo. La fallida Operación Galaxia y el 23 F fueron los intentos de asonada más relevantes de una época donde se movieron conspiraciones en todas las direcciones.

A grandes rasgos este era el contexto real. El debate de la República en la época no se podía entender de otro modo que no fuera para volver a coger las armas. Y lamentablemente esa es la pura verdad. En aquel tiempo se hizo lo que se pudo hacer, y lo que salió sobre todo lo hizo la gente. Lo que quería el pueblo era vivir en paz, quería democracia, quería libertad, y prosperar. Que básicamente es lo que se quiere ahora.

Ahora cualquier pelanas de tres al cuarto puede coger el evento histórico que le dé la gana y juzgarle desde el cuadro de valores de la modernidad o el suyo propio. Que dicho sea de paso suele ser imitación de otros. No hay tanta originalidad. Al final se repite el eterno mantra idealizado y uno se queda tan  a gusto sin hacer nada por el presente. Todo es naif y superficial. La reflexión va a quedar para los estudiosos de la Física de la luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s