Trump y el divorcio de la opinión pública y la publicada

Vaya temporada llevamos con los gurús de las mediciones de opinión. Es poner a un colectivo ante la disyuntiva de tener que votar lo que sea, para que aparezcan los concienzudos encuestadores de las grandes empresas que deben vaticinar el inmediato resultado para que no den ni una.

Y hablo de las encuestas, de los encuestadores, de los fabulosos líderes de opinión que desembarcan en todo tipo de tertulias para hablar durante meses de los previsibles resultados, y luego va, la gente vota, y ni flores. Vamos que meses sentando cátedra sobre el inmediato futuro que nos toca para que el presente les salte por los aires todos los juicios de valor que podríamos catalogar de Marxistas. No de Carlos, más bien de Groucho. Cuando aseveraba con su irónica solemnidad aquello de que tenía unos valores, y que si a su interlocutor no le gustaba pues tenía otros. Seguir leyendo “Trump y el divorcio de la opinión pública y la publicada”

Anuncios

Polémica del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Crónica comentada a través de sus canciones

Knockin’ on the heaven’s door

Mientras la Academia sueca lleva llamando a las puertas del cielo unos días para que su eminencia Robert Allen Zimmerman se ponga al teléfono y comunique su voluntad de aceptar cheque y premio, o sólo cheque, o ninguna de las dos, el mundo cultural anda revuelto con la concesión del Premio Nobel de Literatura al músico y letrista norteamericano.

Blowing in the wind

En el aire sopla cierto viento entre los “modernos” que ven con buenos ojos la concesión del Premio Nobel de Literatura a Dylan. Sumo sacerdote del mester de juglaría allí cuando en los años 60 proclamara que los tiempos estaban cambiando. Seguir leyendo “Polémica del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Crónica comentada a través de sus canciones”

Redes sociales, la dictadura del algoritmo

Redes sociales, la dictadura del algoritmo

El periódico más leído de Noruega, Afterposten para más señas, lanzaba el pasado 9 de septiembre una carta abierta dirigida al creador de Facebook – Mark Zuckerberg – denunciando la censura de la red social sobre la icónica fotografía de La niña del Napalm. La fotografía de Nick Ut, dio la vuelta al mundo, ganó el premio Pullitzer de 1972 y para muchos analistas el poder de la imagen movió las conciencias de medio mundo y agitaron los movimientos pacifistas. Quizá el primer escalón hacia la paz en Vietnam.

La imagen muestra a unos niños corriendo tras el bombardeo con napalm realizado en su aldea por el ejército de EEUU.

Pues bien, la polémica se inició cuando días pasados esta imagen fue compartida por el escritor Tom Egeland. Facebook la censuró y bloqueó el perfil del Egeland. ¿Por qué? Seguir leyendo “Redes sociales, la dictadura del algoritmo”

El burkini y los valores de Occidente

Durante los últimos días estamos asistiendo a un debate que uno no sabe si calificarlo como de superficial o profundo. De accesorio o necesario. De religioso o laico. De esencial o simplemente prescindible. En el ojo del huracán el burkini.

Haciendo una breve reseña histórica sobre el origen de la prenda en cuestión apuntar que el particular traje de baño nace en Australia en 2003 cuando la diseñadora en cuestión vendió 9.000 unidades en su primer mes de vida. En algún lugar de internet apuntan que a un precio de 100 euros la unidad. Imagino que ahora la industria habrá llegado hasta los mercadillos. Pero esto no lo tengo constatado.

¿En que consiste la prenda en cuestión? Ya se pueden imaginar de donde procede su nombre comercial. Juntamos burka y bikini … Físicamente se trata de un traje de baño largo que deja a la vista cara, pies y manos, aunque un pequeño recorrido para observar los diversos modelos existentes hay variables. Mangas cortas, pantalones como mallas muy similares a los que puedan llevar los surferos, con capucha o sin ella, y toda la variación de colores del esprecto cromático habitual. Desde la oscuridad del negro al puro fosforito.

Seguir leyendo “El burkini y los valores de Occidente”

Soledad, pasta, policías y redes sociales

Roma es una ciudad llena de fuentes. Las 7 colinas que la rodean la encajan en el Tevere, y funciona como una olla en verano. Las colinas traen el agua a las fuentes y el impenitente sol del ferragosto el calor que cuece la soledad del que la siente. En este caso, en Roma. Y en concreto en el Appio Latino.

La historia de la que quiero hablar es deliciosa. También, tierna y triste. Solidaria y posiblemente superficial. Igualmente sorprendente. Aunque lamentablemente habitual.

Uno se puede quedar en la viralidad de su exposición al mundo ante el comunicado que la policía romana dio del evento. O puede dedicarle si quiera unos minutos a cavilar sobre historias similares de su entorno. Ya sea pasado, presente o quizá futuro.

El acontecimiento puede resumirse en lo siguiente. Unos vecinos llaman a la policía alarmados por el llanto de unos vecinos. Dos ancianos de 94 y 89 años con 70 años de

Seguir leyendo “Soledad, pasta, policías y redes sociales”

Mi nombre es Lobo

El devenir de las noticias de verano siempre deja espacio para las tribunas de prensa más ilustres de cada país para que la anécdota salte la línea que lleve al debate social.

El tema se suponía superado. La libertad de cada individuo para nombrar a su hijo como considere más oportuno. En frente la tradición y el juicio ajeno.

La tradición de los calendarios, los santorales y la familia se venían enfrentando en las últimas décadas al esnobismo que cada cual pudiera considerar. Hemos visto como los nombres tradicionalmente más frecuentes en los registros civiles como José o María han ido cediendo ante nombres de procedencia diversa. Desde las Jennifer, a los Jonathan, desde el protagonista de la película de culto de consumo personal, a la composición normalmente múltiple de un nombre tradicional. Ponle por ejemplo un Juan y complétalo con el Winston, Franklyn, Walter, Jefferson, Edwin Seguir leyendo “Mi nombre es Lobo”