Casi Héroes (XIII). La otra historia de los Mundiales de fútbol. Suiza 1954

El Mundial regresaba a Europa después de la cita anterior en Brasil. Dos Mundiales con finalistas completamente distintos pero en ambos casos dominados por el mismo denominador común. El equipo que se plantaba en la final como incuestionable favorito la perdía en una de esas historias en las que épica y fútbol comparten lugar. Del “Maracanazo” de Río pasamos al “Milagro de Berna”. De la derrota brasileña en casa ante la Uruguay de Schiaffino y GIghia a la decepción de la mejor Hungría de la historia que no pudo descorchar el vino que tenían preparado en los vestuarios ante una remontada de las que marcan el carácter de un equipo. Alemania alentada por el empuje del capitán Frizt Walter y los goles de Helmut Rahn alcanzó su primer título y marcó su historia para siempre. Seguir leyendo “Casi Héroes (XIII). La otra historia de los Mundiales de fútbol. Suiza 1954”

Casi Héroes (VII). La otra historia de los Mundiales de fútbol. Alemania 1974

El primer Mundial disputado en Alemania se distinguió por un cúmulo de efemérides que le dejan un lugar en la historia inolvidable. En cuanto a la competición el campeonato estrenaba trofeo. El tercer campeonato de Brasil en 1970 le dejó el mítico trofeo de Jules Rimet en propiedad. La copa que reflejaba una alegoría de la diosa griega de la victoria Niké y que originalmente se le llamó la Copa de la Victoria fue sustituida por que conocemos en nuestros días. La Copa Mundial de la FIFA en oro de 18 quilates con sus dos figuras humanas recibiendo al planeta tierra buscaba el mítico brazalete que la alzara al cielo por primera vez. Para tal ocasión es complicado igualar dos brazaletes en la disputa final como el de Franz Beckenbauer frente al de Johan Cruyff. Seguir leyendo “Casi Héroes (VII). La otra historia de los Mundiales de fútbol. Alemania 1974”

Casi Héroes (V). La otra historia de los Mundiales de fútbol. España 1982

El Mundial celebrado en España en 1982 se movió con coordenadas bipolares. Del orgullo de organizar un evento de carácter Mundial y demostrarse más a sí mismo que a los demás de lo que los españoles eran capaces, a la depresión por el pobre desempeño futbolístico de los anfitriones. La presión sobre el equipo agudizó las limitaciones del que posiblemente no estaba a la altura. Aquel Mundial, el único español que triunfó fue Naranjito, la mascota del evento, que se metió en la vida de todos en una campaña de marketing desconocida para la época.

En lo puramente futbolístico Seguir leyendo “Casi Héroes (V). La otra historia de los Mundiales de fútbol. España 1982”