Del sueño de Obama. Luces y sombras.

La luz de Barack Obama se apagó, por el fondo aparece la luz cegadora de Donald Trump. Fin de una era e inicio de otra que pinta muy distinta. Hemos pasado de la esperanza del sueño de Martin Luther King al que asistimos hace ocho años a la inquietud generalizada de un nuevo tiempo que avisan de cambios sustanciales.

A la espera de Trump llega el momento de hacer un breve balance de la era Obama. Ocho años contradictorios. Luces y sombras. Entre lo que pudo ser y no fue. Lo que indiscutiblemente es, y lo que discutiblemente se ha podido hacer. A medio camino entre sus promesas y los hechos. Durante los últimos días he estado leyendo diversas visiones de personalidades de diverso corte acerca de su mandato. Y el abanico abre la visión desde la añoranza del que se acaba de marchar hasta la farsa de su completa obra. Vamos poco a poco. Seguir leyendo “Del sueño de Obama. Luces y sombras.”

La sociedad líquida, ¿ahora caigo?

La semana de buenos propósitos renovados año tras año cuando la contabilidad del calendario decide terminar que el almanaque que nos acompañó 365 días va tocando a su fin.

La rutina del día a día nos estrella con aquello que dejamos semanas atrás cuando el espíritu navideño dejó a un lado la pura realidad.

¿Y cual es la realidad? Pues imagino que tantas como gentes que se mueven en una sociedad con mil caras. Que premia la inmediatez sobre lo que perdura.  Que cada vez obliga más a amoldarse a lo que venga. Que consume bajo la premisa del usar y tirar. Una sociedad que entiende la educación desde el punto de vista de la practicidad de afilar una determinada materia para simplemente ser hábil haciéndolo. Atrás quedaron los tiempos donde la educación se entendía con la acumulación de conocimientos estables que se acumulaban en el interior de cada cual y que crecían con el paso de tiempo para ser utilizado en cualquier momento. La imagen ha derrotado a la letra.

Y lo mejor, todo esto que ha sucedido en apenas unos años está en constante movimiento, y el flujo líquido de esta inercia es impredecible. Seguir leyendo “La sociedad líquida, ¿ahora caigo?”

Bowie, Prince, Cohen y Michael, la marcha fúnebre de 2016

Cuando Ludwig Van Bethoven escribió su tercera sinfonía, La Heroica, que primero dedicó a Napoleón al cual admiraba, y que después lo dejo en “La Memoria de un Gran Hombre”, cuando el mandatario corso se nombró a sí mismo Emperador, no tenía ni idea que uno de sus movimientos más emocionantes se iba a convertir en La marcha fúnebre para hedonistas del futuro. La más popular la compuso apenas unos años después Chopin.  Y en realidad esta última es la que asocia con mayor claridad el ideario popular.

De lo que no tenía ni idea el compositor polaco es que iba a utilizar su conocidísima obra maestra para apenas juntar unas letras y al son de sus emocionantes compases cerrar un año luctuoso para la música de toda una generación. La mía. Piensen en los nacidos alrededor de los 70, y vamos a agruparlo para todos aquellos que nacieron 5 años antes y también los 5 años después. El 2016 pasará a la historia como el año que se llevó a Bowie, a Prince, a Leonard Cohen y a George Michael. Iconos indiscutibles de los últimos 40 años. Seguir leyendo “Bowie, Prince, Cohen y Michael, la marcha fúnebre de 2016”

Boicot a Trueba o historia la”anti-española” españolada

La reina de España pasa por ser la última producción de un tal Fernando Trueba. El oscarizado director de cine español ha presentado su última película bajo el signo del boicot de aquellos que le estaban esperando detrás de las múltiples esquinas que esconde las redes sociales.

Bueno la gran noticia es esa, y quizá la segunda sería despejar la incógnita de los pobres resultados en taquilla del último largometraje del director de cine madrileño. No está claro si la virulenta campaña emprendida contra su producción es la causa o quizá sea simplemente que la producción no interesa. Así de simple.

Parto de la base que aún no he visto la película. No es un género que en los últimos tiempos esté esperando que se estrene para acudir a verlo. Me conformo con navegar el devenir de los días y esperar a que más bien sea ella quién se cruce en mi camino. Entonces la veré.

He leído algunas críticas sobre ella. El denominador común sobre su factura es irregular. A ratos interesa, en ocasiones no está mal, y en otras se le va la mano. En lo que sí coinciden todas es de ser una de las películas más españolas de los últimos tiempos. Reivindica a los grandes profesionales secundarios del gremio. La historia se plantea desde el seno de una de esas mega-producciones planteadas por directores de cine norteamericanos en la España de mediados del S.XX. Entonces se alumbraron Los Espartaco, 55 Días en Pekín, La caída del Imperio del Romano,…

Pues bien, la trama se desarrolla alrededor de una de esa fallidas producciones Seguir leyendo “Boicot a Trueba o historia la”anti-española” españolada”

Fidel está vivo

Vivimos en un mundo extraño. Nos pasamos 60 años queriendo matar a Fidel Castro o directamente dándole por muerto y cuando parece que definitivamente fallece a la edad de 90 años algunas voces ilustres de la política internacional dudan sobre la veracidad de la noticia.

Entiéndame la ironía. Como si esa edad quisiera apartarse del mundanal ruido para disfrutar su fortuna en algún paraíso caribeño, fuera del alcance de mercenarios y manejadores de la política internacional. ¿Alguien ha reparado que así lleva así 60 años? Mejor dejarlo porque este planteamiento tan sesudo no da más que para un párrafo de ironía que esconde la sarcástica carcajada.

Regreso a lo que quiero contar. A Castro la primera vez que se le dio por muerto fue en 1957 en plena revuelta en Sierra Maestra. Entonces el dictador Fulgencio Batista hizo filtrar la idea de que el revolucionario cubano, que por entonces despertaba cierta simpatía en revistas y periódicos de medio mundo -incluido los Estados Unidos-,  con la intención de bajar la temperatura de los vientos de rebelión que recorrían la isla. Seguir leyendo “Fidel está vivo”

¿Quién ha matado a Rita?

La pasada semana el país sufrió una de esas sacudidas políticas que cogió a todo el mundo con el pie cambiado. La senadora y exalcaldesa de Valencia Rita Barberá fallecía en un hotel de Madrid debido a un episodio cardiovascular fatal.

Es de sobra conocido el momento por el que Rita pasaba en los últimos dos años. La que fue uno de los emblemas del PP, símbolo del arrollador impulso del partido de la gaviota desde la Comunidad valenciana. Una de las chicas de Aznar. Una mujer de partido, con carácter que ejerció con mano firme su incuestionable liderazgo desde la alcaldía de Valencia. Vital en el famoso Congreso de Valencia cuando Rajoy se tambaleaba ante la ambiciones de otros barones destacados del partido en tiempos donde Zapatero derrotó en dos elecciones consecutivas al actual presidente.

Los procesos judiciales abiertos en todo el entorno Popular en Valencia en los últimos años han hecho rodar unas pocas de cabezas. Uno ya se pierde Seguir leyendo “¿Quién ha matado a Rita?”

Mannequin Challenge, viralidad y República

Por estas cosas que tiene la vida moderna, las redes sociales y el fenómeno de la viralidad, la semana pasada abrías cualquier red social dominante en España y el noticiario general de los medios asomaba dos noticias por encima de las demás. La primera aparecía en modo polimórfico y hacía referencia al hito viral del momento el “mannequin chanllenge”. La segunda aludía a una programa de La Sexta donde recogía una imagen inédita hasta la fecha. La periodista de época Victoria Prego comentaba “off de record” durante una entrevista con el entonces ex-presidente del gobierno Adolfo Suárez los sondeos que se realizaron en el momento más caliente de la transición para valorar el pulso de la calle en relación al modelo de estado, es decir, república o monarquía. Por allí asoma de un modo informal, que los números darían esa imaginaria victoria al modelo republicano en España. Y que el movimiento de incluir en el grueso de la Constitución el modelo de monarquía parlamentaria fue una jugada maestra de los padres del texto magno. Seguir leyendo “Mannequin Challenge, viralidad y República”

Trump y el divorcio de la opinión pública y la publicada

Vaya temporada llevamos con los gurús de las mediciones de opinión. Es poner a un colectivo ante la disyuntiva de tener que votar lo que sea, para que aparezcan los concienzudos encuestadores de las grandes empresas que deben vaticinar el inmediato resultado para que no den ni una.

Y hablo de las encuestas, de los encuestadores, de los fabulosos líderes de opinión que desembarcan en todo tipo de tertulias para hablar durante meses de los previsibles resultados, y luego va, la gente vota, y ni flores. Vamos que meses sentando cátedra sobre el inmediato futuro que nos toca para que el presente les salte por los aires todos los juicios de valor que podríamos catalogar de Marxistas. No de Carlos, más bien de Groucho. Cuando aseveraba con su irónica solemnidad aquello de que tenía unos valores, y que si a su interlocutor no le gustaba pues tenía otros. Seguir leyendo “Trump y el divorcio de la opinión pública y la publicada”

Polémica del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Crónica comentada a través de sus canciones

Knockin’ on the heaven’s door

Mientras la Academia sueca lleva llamando a las puertas del cielo unos días para que su eminencia Robert Allen Zimmerman se ponga al teléfono y comunique su voluntad de aceptar cheque y premio, o sólo cheque, o ninguna de las dos, el mundo cultural anda revuelto con la concesión del Premio Nobel de Literatura al músico y letrista norteamericano.

Blowing in the wind

En el aire sopla cierto viento entre los “modernos” que ven con buenos ojos la concesión del Premio Nobel de Literatura a Dylan. Sumo sacerdote del mester de juglaría allí cuando en los años 60 proclamara que los tiempos estaban cambiando. Seguir leyendo “Polémica del Premio Nobel de Literatura a Bob Dylan. Crónica comentada a través de sus canciones”

Redes sociales, la dictadura del algoritmo

Redes sociales, la dictadura del algoritmo

El periódico más leído de Noruega, Afterposten para más señas, lanzaba el pasado 9 de septiembre una carta abierta dirigida al creador de Facebook – Mark Zuckerberg – denunciando la censura de la red social sobre la icónica fotografía de La niña del Napalm. La fotografía de Nick Ut, dio la vuelta al mundo, ganó el premio Pullitzer de 1972 y para muchos analistas el poder de la imagen movió las conciencias de medio mundo y agitaron los movimientos pacifistas. Quizá el primer escalón hacia la paz en Vietnam.

La imagen muestra a unos niños corriendo tras el bombardeo con napalm realizado en su aldea por el ejército de EEUU.

Pues bien, la polémica se inició cuando días pasados esta imagen fue compartida por el escritor Tom Egeland. Facebook la censuró y bloqueó el perfil del Egeland. ¿Por qué? Seguir leyendo “Redes sociales, la dictadura del algoritmo”